Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información.

X

Noticias / Sobre CDICV

ENTREVISTA A BEATRIZ DÍAZ MARCO, COMISARIA DE LOS PREMIOS CDICV 2020

Nos acercamos a la ganadora de los Premios CDICV 2019 y comisaria de los Premios de este año, quien responde a nuestras preguntas

Como ganadora de la pasada edición, eres la encargada de comisariar la exposición de los Premios CDICV con las 37 propuestas presentadas este año. ¿Nos puedes adelantar el leitmotiv conductor o las líneas generales de la muestra?

La exposición de este año ha contado con un hándicap muy fuerte y ha sido, como todos sabemos, la pandemia del Covid-19. Sin embargo, nos negamos a cancelar la esperada exposición de los Premios CDICV 2020 por razones más que obvias: no hubiera sido justo para los participantes y el propio Colegio. Además, en la EASD Valencia estábamos muy ilusionados con montar algo especial, tomar el gran condicionante y darle la vuelta en nuestro favor. Y así lo hemos hecho.

El concepto básico del que parte la resolución de la muestra es la exhibición de todos los proyectos de manera segura y no por ello, menos especial. De ahí, la gran función olvidada de los escaparates de la Escuela y la cual, hemos vuelto a recuperar. Estos son el intermediario perfecto entre las propuestas y el público de a pie, funcionando como proyector del diseño hacia el mundo exterior. Se prepararon los vídeos de las propuestas de los participantes, los cuales se reproducen en bucle durante el día, y todo el montaje de los dispositivos en solo unos días (gracias a un equipo de 10) para dar respuesta, así, a la necesidad de utilizar la tecnología y los recursos visuales para estos premios con el fin de obtener una mayor viralización hoy, en la era de las redes sociales.

Con esto se consigue una repercusión mediática hasta día de hoy inconcebible, pues, además de las citadas rrss, cada persona que pasee por la zona será invitada a acercarse a observar. Se restablece así, el diálogo “escuela de diseño- plaza pública”, acercando el diseño a todo el que lo desee.

Esta iniciativa se ha creado para estos premios, pero la idea es que puedan aprovecharse de ella cada especialidad de la EASD Valencia, evento que tenga lugar o simplemente la publicación de noticias. Acercar el diseño al público es el objetivo, el medio ya lo tenemos y el resto está en nuestras manos.

-Hace poco iniciaste tu carrera profesional, ¿en qué campo del diseño de interiores te sientes más cómoda? 

Todavía es algo pronto para decidirme por un campo, estoy en un período de aprendizaje y de absorción de experiencias muy grande y, lo cierto es que me gustaría experimentar todas las ramas posibles del diseño antes de permitirme sentirme cómoda en una de ellas. Dicen que cuando te acomodas, te estancas, y aunque no estoy muy de acuerdo con esa afirmación, sí creo que es un factor que te hace menos receptiva a los cambios –y todo lo que ellos conllevan-. Sí puedo decir que llaman mi atención el diseño de espacios comerciales, de ocio, culturales y la dirección de arte. Son ramas algo diferenciadas, pero siento que en ellas la creatividad no tiene límites, todo puede ser posible. Aun así, no me cierro puertas, soy joven y quiero cargar mi maleta de experiencias y aprendizajes, hacer bagaje y enfrentarme a nuevos retos.

-¿Qué te ha supuesto ser la ganadora de los Premios CDICV 2019 para tu actividad profesional? 

Ganar los premios CDICV siempre es motivo de satisfacción, pero sobre todo y en un futuro más cercano, es una puerta abierta hacia el mundo laboral, un plus a tu favor para posibles candidaturas. No todo el mundo tiene un reconocimiento oficial por su trabajo y eso siempre se valora. En mi caso, así ha sido y, considero que gracias a estos premios enfocados a los jóvenes talentos, estos últimos pueden obtener mayores oportunidades y mayor visibilidad en el panorama actual del diseño. Aprovecho para reivindicar la importancia de este tipo de espacios construidos para los más jóvenes, ya que más que un concurso es un trampolín hacia los sueños.

-En el mundo del interiorismo, no hay duda que la formación y la información son aspectos que siempre hay que tener en cuenta. ¿Tus recomendaciones para mantenerse actualizado profesionalmente?  

En mi opinión, algo muy importante es la curiosidad y por supuesto, no perderla. Es el motor del cambio, del descubrimiento y, por lo tanto, de la formación. Creo que los diseñadores somos –o debemos serlo- personas en continua formación que vivimos en un mundo cambiante al que debemos adaptarnos continuamente. Así, cuantos más recursos tengamos a nuestra disposición, mucho más completos seremos como profesionales. Ya no hablo de estudios reglados, sino de cualquier experiencia de la que puedas nutrirte: trabajar, leer a referentes, viajar, hacer cursos, realizar proyectos propios… Todo contribuye.

Por eso, y aunque no me atrevería a recomendar nada en específico, sí considero esencial el cultivar la curiosidad a todos los niveles.

-¿Que tendencias o influencias definen mejor tu trabajo?

Lo cierto es que no sabría clasificar o definir mi forma de proyectar en una corriente ideológica y estética particular. Siempre he sido algo camaleónica en ese aspecto, ya que me han interesado –y lo siguen haciendo- proyectos totalmente distintos en cuanto a épocas, filosofía proyectual, materialidad final y métodos de construcción. Es por ello que tanto el deconstructivismo y futurismo de Zaha Hadid, con sus curvas sinuosas y formas imposibles, como el funcionalismo orgánico y humanismo de Alvar Aalto, con sus materiales tradicionales y su diseño nórdico, me parecen sencillamente geniales. Nombrar solo a dos referentes es quedarse (muy) corta, aunque creo que la idea puede entenderse.

Con esto, lo que quiero decir es que no me es tan relevante el “qué” de un proyecto (tipología, usos, aspecto…), sino el “cómo” (filosofía, concepto, resolución material y formal…) y entender el porqué de esa solución dada a una primera problemática. Cuando entendemos la razón de ser de algo, apreciamos la grandiosidad y belleza del mismo. Y eso es para mí una verdadera influencia, provenga del ámbito que provenga.

-¿En general, cómo has visto el nivel de los proyectos del Premio CDICV 2020?

No hay duda de que cada año que pasa el nivel sigue subiendo y este año no iba a ser menos. Ha habido un gran número de participantes, todos con propuestas muy interesantes y de gran calidad. Sin duda, es una muy buena noticia para el diseño nacional en general y, el valenciano en particular. Las generaciones más jóvenes venimos pegando fuerte y estoy segura de que los próximos referentes en diseño nacional se están gestando actualmente. Incluso, me atrevería a decir que lo hacen en el levante español.

-A partir de ahora, ¿cuál va a ser tu proyecto más inmediato?

Como he comentado antes, cultivar la curiosidad es algo más que importante en un diseñador. Por ello, entra dentro de mis proyectos de futuro más cercano el seguir formándome en diseño, en arte, en tecnologías y en cualquier aspecto que pueda interesarme. También coger experiencia y aprender del mundo real, pues al final todo suma y dentro de unos años, al echar la vista atrás, seré consciente del recorrido hecho y de a dónde me ha llevado.

Al final, creo que lo más necesario es estar en continuo movimiento, intentarlo, fallar y volver a la carga, pero nunca parar. Ya lo dijo Antonio Machado: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Desde tu punto de vista, ¿qué piensas que nos traerá y como beneficiará a los diseñadores de interior que València sea la World Design Capital 2022?

Sin duda será todo un acontecimiento para el diseño nacional y sobre todo para el valenciano. Es el escenario perfecto para poner en valor y mostrar el trabajo y la calidad del diseño de “la terreta”, rico en matices y personalidad. A los diseñadores nos traerá grandes oportunidades de crecer y de explorar nuevas posibilidades por lo que en nuestra mano está aprovechar la oportunidad que se nos ofrece. Debemos trabajar codo con codo para ofrecer nuestra mejor versión y promocionar el diseño en su máximo esplendor. Es momento de seguir esforzándonos y promover la ciudad de Valencia como ciudad del diseño y, no solo en 2022, sino continuamente.

Categoria: Sobre CDICV