Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información.

X

Noticias / Sector

PRINT3D. REIMPRIMIR LA REALIDAD

Uno de los retos era imprimir en 3D parte de la arquitectura que define el espacio. A partir del diagrama de Voronoi diseñamos las celosías que hacen permeable el espacio, contribuyendo así a poner de relieve la transversalidad de esta tecnología. Ubicadas en lugares estratégicos permiten la comunicación visual entre ámbitos que aparentemente no tienen nada que ver, aunque lo cierto es que al final todo está relacionado, como puede confirmarse a medida que se visita la exposición. Vimos interesante utilizar el diagrama de Voronoi para diseñar estas celosías, puesto que además de estar presente en la naturaleza en infinidad de casos, se trata de una de las estructuras fundamentales de la Geometría Computacional, lo que nos daba la posibilidad de dar la forma final a nuestra celosía de modo automatizado.

La escultural escalera impresa en 3D como icono de la exposición representa la incógnita de hasta dónde puede llevarnos esta tecnología; es el final de la exposición, pero al mismo tiempo puede percibirse desde cualquier punto incluso desde zonas externas a la propia sala. Se hace uso de los 16 m de altura que tiene el museo, se trabaja la verticalidad poniendo de relieve el eje Z de las coordenadas espaciales. Buscábamos crear un icono que diera sensación de infinito, y que tuviera un sentido positivo, ascendente, llegamos a la conclusión de que lo que podía evocar esto era una escalera de caracol que se proyectara hacia el cielo, aquí teníamos altura más que suficiente para realizarlo.

Tanto para la impresión de las celosías como para la escalera se ha utilizado pellet plástico, procedente de almidón del maíz, mezclado con 30% de material reciclado.

El orden del recorrido, expresado de forma sintética, sería el siguiente: Cuerpo, Piel, Casa, Ciudad/territorios, Mundo y Universo. Esto queda recogido en los diferentes ámbitos en los que se estructura la exposición:

Ámbito 1. Impresión 3D: cómo funciona?

Ámbito 2. Imprimiendo salud.

Ámbito 3. Imprimiendo moda.

Ámbito 4. Imprimiendo arte.

Ámbito 5. Imprimiendo para el hogar.

Ámbito 6. Imprimiendo territorio.

Ámbito 7. Imprimiendo conciencia.

Ámbito 8. Imprimiendo en el espacio.

Los ocho ámbitos de la exposición no son cajas estancas sino todo lo contrario, abiertas y permeables, que proporcionan un sentido de continuidad y de apariencia casual. Esto nos ha servido también para ordenar el recorrido sin que el visitante lo perciba como algo forzado.

Dado que la didáctica era fundamental para llegar a todos los públicos, se inicia la visita desde un primer ámbito, (Impresión 3D: ¿cómo funciona?) donde se explica el paso de las dos a las tres dimensiones mediante diferentes recursos interactivos, muestras de materiales y audiovisuales que explican los diferentes procesos y tecnologías de impresión que existen hasta la fecha.

En el ámbito denominado Imprimiendo salud, podemos ver los trabajos de varios hospitales que están utilizando ya de manera sistemática la impresión 3D, así como algunas de las piezas que se fabricaron para el COVID19 en un momento de urgencia y necesidad.

También en el área médica, mediante el diseño de un mural a base de diferentes fotografías, se muestra como nuestras mascotas se benefician igualmente de esta tecnología. La imagen central de este conjunto es la pantalla modelo The Frame de Samsung, que queda integrada como un cuadro más pero en movimiento.

Completando esta área, diseñamos una farmacia con aspecto de cajero automático, en ella mediante un sistema interactivo podemos solicitar imprimir las medicinas que pueda necesitar cada paciente. Esto todavía es una utopía, pero de esta forma se consigue poner de relieve uno de los principios fundamentales de la impresión 3D que es “hecho a medida”. Idea que también se transmite en el ámbito siguiente a este, Imprimiendo moda.

Uno de los objetivos era que se viera que ya es posible realizar textiles mediante impresión 3D y que algunos de ellos consiguen cualidades como las que podrían tener algunas telas tradicionales, para ello propusimos que el vestido Kinematics Dress de Nervous System se expusiera en una peana giratoria que fuera aumentando y disminuyendo su velocidad de giro, de forma que el visitante pudiera apreciar el movimiento fluido del textil. Este mismo vestido puede probarse sobre el propio cuerpo mediante unas pantallas que hacen la función de espejo virtual. Algo similar ocurre con el calzado, diseñamos un mural donde se muestran diferentes prototipos de zapatos impresos en 3D. Este conjunto con la impresora central nos ayuda a transmitir lo que podría ser la zapatería del futuro. En poco espacio mostramos esta especie de tienda de ropa y complementos que se caracteriza por tener una oferta ilimitada en un espacio de reducidas dimensiones.

Dentro de Imprimiendo Arte encontramos el zootropo que nos sirve para representar la importancia del diseño generativo dentro de la impresión 3D. Una instalación emotiva donde vemos como mágicamente una pieza generada a partir de algoritmos va creciendo.

En Imprimiendo para el hogar recreamos el salón comedor de lo que llamaríamos una vivienda convencional de no ser porque prácticamente todo lo que vemos allí está impreso en 3D, desde los vasos y los platos hasta el lavabo, impreso en arena y producido por Sandhelden, acompañado por un exclusivo grifo Grohe, el modelo Atrio Icon 3D, impreso en metal; o los muebles, entre los que destacamos las sillas modelo Estrat, impresas en PETG reciclado, o la colección de mesas y lámparas Dégradé de Héctor Serrano, todo ello producido por la firma Nagami. La idea era que resultara un espacio amable, acogedor, nada inquietante a pesar de toda la tecnología utilizada.

Otro de los espacios a destacar, dentro del ámbito Imprimir conciencia, es la instalación sobre reciclaje y economía circular, donde una inmensa nube de objetos de plástico de diversa procedencia parecen ser engullidos por la tolva que los canaliza hacia una máquina de reciclado que los convertirá el pellets para volver a ser utilizados como materia prima. Esta nube blanca ha sido realizada con más de 400 objetos, auténticos residuos recuperados a tal efecto.

Dando respuesta a los objetivos establecidos por el equipo de contenidos de CosmoCaixa, el big data también tiene su presencia dentro del ámbito Imprimiendo conciencia, mediante la instalación de identificación biométrica que hemos llamado a título particular “caras”. Fue concebida para, mediante la interacción, hacer reflexionar al visitante sobre lo que cedemos de nosotros a ese cajón desastre que llamamos big data y qué es lo que puede aportar a la sociedad nuestra participación o qué puede significar nuestra ausencia. El visitante puede fotografiar su rostro mediante un software desarrollado específicamente para esta instalación, y cederlo o no “a la comunidad”. La magia de percibir 50 rostros proyectados entre los que podemos reconocer el nuestro es fascinante, así como ver cómo desaparecen rostros que son sustituidos por otros nuevos. Cada uno de ellos se proyecta sobre un rostro blanco en bajorrelieve a partir de un modelo realizado en impresión 3D.

La exposición concluye con el muro de los deseos, lugar donde el visitante expresará su opinión especulando sobre el futuro de esta tecnología, opinión que se irá materializando mediante la impresión 3D de los cuatro símbolos de las áreas más representativas: salud, arte y moda, arquitectura y aeroespacial. La majestuosa e icónica escalera anteriormente descrita, arranca precisamente de este punto, emergiendo desde mitad del muro, describiendo su trayectoria helicoidal ascendente hasta alcanzar el techo de la sala.

La exposición permanecerá abierta al público en la sede de Cosmocaixa en Barcelona hasta septiembre de 2021, para posteriormente itinerar por los diferentes CaixaForum de España.

Los sistemas interactivos en los que suelen apoyarse normalmente las exposiciones de Cosmocaixa y con los que hemos contado también en esta ocasión, se ven limitados debido a las estrictas normativas por la COVID, no obstante la combinación con otros recursos, sobre todo visuales, auditivos y de movimiento, posibilita que el visitante siga percibiendo la exposición como una experiencia singular y participativa.

Fotografía: Nelson Lizana

Categoria: Sector